Inicio > Economía Solidaria, Turismo rural > Debates en el mundo del turismo comunitario

Debates en el mundo del turismo comunitario

Sea que le nombremos turismo alternativo, rural, ecoturismo, comunitario, etc. o combinación de estas, existen algunos debates en torno al tema que desde hace pocos años ha ido irrumpiendo como ta nueva forma de turismo.

Es el Turismo Comunitario un tipo de turismo desarrollado en zonas rurales en el que la población local, en especial pueblos indígenas y familias campesinas, a través de sus distintas estructuras organizativas de carácter colectivo, ejerce un papel preponderante en su desarrollo, gestión y control, así como en la distribución de sus beneficios. El Turismo Comunitario no sustituye a las actividades agropecuarias tradicionales pero no se limita a referirse a ellas.

Esta modalidad de turismo va de acuerdo a la valoración de las distintas expresiones culturales de las poblaciones rurales, por parte de ellos mismos o de citadinos, pero también de las empresas, al parecer.

Según las recomendaciones de una parte creciente de las agencias de cooperación internacional, importantes grupos empresariales y algunos organismos públicos en Centroamérica, el Turismo Comunitario debe orientar su desarrollo hacia el mercado de los sectores con mayor poder adquisitivo y dar por superada la etapa de los grupos solidarios, mochileros o visitantes de bajos ingresos. Esto se traduce en el diseño de “políticas de calidad” que permitan a las iniciativas comunitarias captar estas rentas: mejora de infraestructuras, capacitación en servicio, alianzas comerciales, diseño de productos, marketing, etc.

Sin duda hay razones detrás de esta posición, como la expectativa de obtener mayores beneficios con un volumen menor de turistas y, a priori, menos trabajo. Sin embargo -a decir de estudiosos investigadores, existen también motivos suficientes para preguntarse las razones que explican la insistencia en esta estrategia del mercado de altos ingresos y, al mismo tiempo, poner en duda algunos de sus supuestos. Esto lo señala Ernest Cañada, coordinador de Alba Sud

 

Los sectores que están dirigiendo al Turismo Comunitario hacia el segmento de turistas con mayor poder adquisitivo pueden tener una influencia importante y afectar la evolución del mismo sector, sobre todo por su capacidad para movilizar recursos que se traducen en determinados financiamientos de infraestructuras, contenidos de capacitación, estrategias de promoción y mercadeo, etc. Es por eso que la discusión sobre los modelos de Turismo Comunitario requiere de una participación más activa y protagonista de las organizaciones campesinas, además de las propias iniciativas comunitarias implicadas, en un ámbito de reflexión más amplio sobre el papel del turismo en el desarrollo rural. A nuestro modo de ver el debate sobre el turismo en áreas rurales, y en particular el fenómeno del Turismo Comunitario necesita ser integrado en el marco de paradigmas como la Soberanía Alimentaria, y no verse reducido a un problema meramente técnico sobre cuántos turistas más o menos pueden llegar a un determinado destino y qué gasto hacen, lo que también esconde posiciones políticas particulares sobre cómo se concibe el desarrollo rural…

Nota completa en Blog de REAS

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: