Inicio > CULTURA ÑOÑHO - ( OTOMÍ ), LENGUA ÑÖÑHO, Noticias, SAN ILDEFONSO, San Ildefonso > San Ildefonso y sus voces en Querétaro

San Ildefonso y sus voces en Querétaro

“Tengo muchos vestidos, yo misma me hago los bordados y mis trajes” comparte en su casa Celia, de 32 años “me acomodo con las faldas no tan largas, aunque a veces sí me las pongo. La moda de las jovencitas ahora es usar la falda muy larga y el delantal cortito”.

Celia también danza, aunque lamenta que casi no le da tiempo de ir a las fiestas pues sus hijos ya van a la escuela y no hay quien se quede a atender a la tienda. El ser danzante implica que, ataviada con su traje, vaya a la Fiesa de algún pueblo o barrio vecino, desde Amealco hasta San Lucas o La Concepción. Los colores y flores del traje, sombrero, bastón y arco son una ofrenda al santo “nuestro santo patrón tiene varios colores, por eso nuestros trajes, el sombrero, sus listones y arcos son de colores” explica Celia.

“Los diseños son tradiciones antiguas, ya desde que me acuerdo mi mamá así se vestía; ella dice que antes no se vestían de colores porque no había tantas telas, sólo de manta entonces la bordaban con lana de borrego porque no había estambre, la pintaban y así adornaban; ahora que hay estambre se pueden hacer los bordados de colores”.

“Nos ponemos nuestros vestidos bordados y la gente nos dice: qué bonitos bordados; a nosotros nos gusta que nos miren nuestros vestidos y adornos”. Celia tiene muchos trajes diferentes y el color blanco lo usa cuando hay fiesta “por ejemplo, la Víspera uso un traje, en la Fiesta me pongo el traje que se me vea mejor, y en la Tornafiesta me pongo otro; pero la gente que no tiene tantos vestidos, el día de la Fiesta se viste de blanco, por el bordado”.

Lo que estás leyendo es un extracto de una noticia publicada en el Diario de Querétaro el 4 de junio de 2010 en donde en un reportaje se explica el trasfondo del modo de vida de Celia y tantas otras personas Hñaño (otomí) como ella.

Este reportaje indica que:

México tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas que son aquellos que descienden de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas.

En Querétaro, según el censo de 2005, de 1,598,139 habitantes, 43,852 son indígenas y se concentran principalmente en los municipios de Amealco, Cadereyta, Tolimán, aunque es el primero el que mayor presencia otomí tiene en todo el estado. Aunque la ley distinga las diferencias culturales y defienda la igualdad, hoy en día nuestros pueblos originarios sufren discriminación y abusos por parte de los mestizos; a pesar de ello, los otomís que viven en el sur y semidesierto queretanos mantienen sus tradiciones ancestrales adaptándolas a los tiempos.

El municipio de Amealco tiene tres delegaciones: San Miguel Tlaxcaltepec, Santiago Mexquititlán y San Ildefonso -nuestra comunidad- donde está el mayor número de otomís mismos que llegaron a la zona a través de migraciones en épocas prehispánicas y durante la conquista.

La delegación de San Ildefonso Tultepec, en los límites del Estado de México, está formada por once barrios, incluido el Centro, y es uno de los principales bastiones otomís en el estado, con sus fiestas, tradiciones, colorido y lindas casas de sillar y teja. Ocupado por 8912 habitantes repartidos en 2047 viviendas, San Ildefonso Tultepec es un enclave otomí: del 97% bilingüe, el 82.56% de la población de 5 años y más habla otomí; el resto es población monolingüe que sólo habla otomí. Se tiene registro de que el templo empezó a construirse en 1711, aunque los restos de una iglesia más antigua (llamada “iglesia viejita”) sugieran que desde el siglo XVII ya se había evangelizado la región.

La delegación cuenta con tres centros de salud aunque un mínimo porcentaje, solo el 1.27% está afiliado al IMSS y la falta de empleo ha producido una migración hacia las ciudades y Estados Unidos, lo que también les ha obligado a aprender español. Además, un gran número de familias se ve beneficiada por apoyos gubernamentales federales, ya sea becas o despensas, lo que desahoga un poco la situación económica.

Las estadísticas nos marcan que si bien la migración es muy grande, los habitantes de San Ildefonso siempre tienden a regresar a su terruño, motivados por la calidez de las tradiciones ancestrales que todavía se realizan con la misma religiosidad desde hace siglos.

La fiesta más importante de San Ildefonso es el 23 de enero, día en que celebran a su santo patrón. Si bien todo el año hay fiesta y los maestros tamboreros o las danzantes deben ir a otros barrios vecinos, todas las actividades del pueblo se centran en el 23 de enero.

Hay diferentes variantes de la lengua incluso en comunidades vecinas, por lo menos, tres variantes del hñäñho: el de San Ildefonso Tultepec, el de Santiago Mezquititlán y el de las comunidades del sureste de esta región.

En este contexto, el trabajo por el desarrollo local de San Ildefonso a cargo de la Unión de Cooperativas Ñöñho de San Ildefonso es sin duda importantísimo.

Lee la nota completa

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: