Inicio > Microcuenca, microcuenca, PLAN DE DESARROLLO LOCAL, PROYECTOS, SAN ILDEFONSO > El ABC del manejo de microcuencas en México

El ABC del manejo de microcuencas en México

A colación de uno de los proyectos ya iniciados en este 2011 en la localidad de San Ildefonso, Amealco, cabe entender en qué consiste eso que viene a llamarse manejo de la mocrocuenca. Para esto hemos investigado la referencia de la SAGARPA, instancia gubernamental que coordina el programa.

De acuerdo a la SAGARPA (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación) en México las cuencas presentan graves problemas de degradación, aspectos como la deforestación, el incremento desordenado de la superficie agrícola, la ganadería extensiva, los sistemas de producción inadecuados a la aptitud y potencial de los recursos y la escasa o ausente planeación en los procesos de producción agropecuarios y forestales, son algunas de las acciones que han propiciado el deterioro de los recursos naturales en las cuencas, provocando que superficies, con alto potencial agrícola, silvícola o pecuario, se hayan convertido en tierras áridas o con reducido potencial productivo.

A pesar de las dimensiones del problema y su continuo agravamiento; no ha tenido la atención y la visión de largo plazo requerida de parte del gobierno y no se ha creado conciencia del conflicto en los pobladores rurales.

En el fondo, esto provoca más pobreza e inseguridad alimentaria que prevalecen en las comunidades rurales marginadas como la de San Ildefonso.

Debido a lo anterior, y considerando que lo más importante es reducir los niveles de pobreza de los habitantes rurales y asegurar su autosuficiencia alimentaria, el principal reto en relación al manejo de microcuencas es conservar, rehabilitar  e incrementar el potencial productivo de los recursos naturales para asegurar un desarrollo permanente que, desde el enfoque de un proyecto de desarrollo local como el que encabeza la Unión de Cooperativas Ñöñho de San Ildefonso tiene que ser autogestivo y participativo, desde la comunidad.

La experiencia indica que los sistemas de manejo con características que incluyen la aplicación de prácticas de conservación de suelo, agua, vegetación, fauna  y recursos asociados, requieren recursos pero también obtienen beneficios a corto, mediano y largo plazo. La rehabilitación y conservación de los recursos naturales no es un gasto, realmente  es una inversión ya que permite aumentar rendimientos y en consecuencia los ingresos para los habitantes y como efecto una mayor disponibilidad de alimentos y materias primas para el bienestar en general.

Por otro lado, según sostiene la SAGARPA, el crecimiento de la población en México, ha venido demandando la satisfacción de los bienes y servicios que requiere el proceso de su desarrollo, mediante las actividades económicas sustentadas en la utilización de los recursos naturales y del medio ambiente. Sin embargo, a medida que la población crece, está ejerce una fuerte presión sobre aquellos, provocando situaciones complejas e incluso conflictivas para su manejo. Por el contrario recursos naturales renovables, como el agua, permanecen constantes en el medio natural, mientras que los no renovables –o renovables después de varios miles de años, como el suelo- van disminuyendo conforme se les va extrayendo o degradando. Por tanto, la habilidad de una sociedad para usar y proteger racionalmente sus recursos naturales es la base para lograr un desarrollo sustentable.

El territorio que comprenden las cuencas facilita la relación entre sus habitantes debido a su dependencia común a un sistema hídrico compartido, a los caminos y vías de acceso y al hecho que deben incluso, enfrentar peligros comunes. Debido a esta interdependencia, si no existen sistemas de cooperación entre los diferentes actores que intervienen o pueden intervenir en una localidad que dependen de una misma cuenca y del agua que se encuentra en ella, se producen conflictos entre ellos.

La cuenca por lo tanto es, una unidad natural que sirve de base como territorio para articular procesos de gestión que tienden al desarrollo rural sustentable.

La gestión  para el desarrollo de hombres y mujeres en las cuencas enfoca el potencial y las necesidades de manejo de los recursos naturales en una forma ambientalmente sustentable, considerando al recurso hídrico como el esencial, como eje articulador para coordinar las acciones de crecimiento económico y equidad. El margen de acción lo forman los límites naturales de las cuencas hidrográficas o de alguna subunidad de las mismas como son la subcuenca y la microcuenca.

El enfoque de manejo de microcuenca se basa en sostener que el desarrollo del ser humano será sustentable solo en la medida que actúe en forma armónica con el entorno, por ello, en San Ildefonso, con este proyecto nos hemos dado a la tarea de determinar el potencial de los recursos naturales para utilizarlos con los conocimientos, las tecnologías, las metodologías y la organización disponible, para fijar luego metas sociales y económicas en función de dicho potencial.

A partir del enfoque territorial se propone utilizar a la microcuenca, como el espacio de atención integral, lo cual habrá de tener un impacto positivo en el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales y en mejores servicios ambientales, agua y aire limpio, además del impulso que tendría en el establecimiento de empresas de servicios.

Las principales ventajas de trabajar en el espacio territorial de microcuencas son las siguientes:

  • Aumenta la posibilidad de obtención de resultados positivos y de mayor impacto con las acciones dirigidas al desarrollo integral de la población
  • Facilita la visión de los habitantes de manera individual y como colectividad, para las interacciones existentes entre la producción y los recursos utilizados para lograr la misma
  • Permite realizar un manejo integral y facilitar la interacción entre diferentes componentes e instituciones que prestan servicios o tienen injerencia en los trabajos que se realizan en las microcuencas
  • Facilita y permite optimizar el uso de los recursos naturales, financieros, humanos, tecnológicos y materiales en el trabajo de asistencia técnica, investigación, fomento y desarrollo
  • Constituye un ámbito de planeación y ejecución de acciones complementarias y sinérgico con la unidad de producción y la comunidad

El Programa Nacional de Microcuencas, surge en febrero de 2002 como una estrategia de la SAGARPA a través del Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO), para más información referente como el marco jurídico o algunos resultados preliminares de este programa leer aquí.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: