Inicio > Indígena, Noticias > 400 millones de indígenas en el mundo …no son pocos

400 millones de indígenas en el mundo …no son pocos

Encontramos esta información sobre estadísticas de los indígenas en el mundo y en América Latina, que puede ser interesante y útil. Hasta abajo viene la fuente.

En la actualidad, existen cerca de  400 millones de integrantes de los pueblos originarios a nivel mundial, conformando más de tres mil pueblos (Toledo; 2005) con su propia forma de  ver el mundo, sus particularidades culturales, lingüísticas, sociales y de organización política y económica para la reproducción de la vida de sus integrantes. Cada vez más existe la voluntad de reivindicarlas y de sentirse  orgullosos de ellas, a pesar de siglos de opresión y dominación cultural, política, económica y social por parte de grupos socioeconómicos más fuertes.

Cuando abordamos la situación de los pueblos originarios en América Latina, es importante indicar su cuantía y ubicación espacial, entendiendo esto a partir de la concepción exógena y moderna de Estado Nación, limitado por el territorio actual. De acuerdo a diversas estadísticas, los pueblos indígenas alcanzan entre 33 a 35 millones de personas y se encuentran subdivididos en 400 grupos lingüísticos diferentes (Bello; 2002), conformando aproximadamente el 10% del total de la población y alrededor del 40% de la población rural de América Latina (Plant- Hvalkof; 2002). Si revisamos su distribución especifica, podemos encontrar que representan al 81% de la población total en Bolivia, el 50% en Guatemala, 40% en Perú, 35% en Ecuador y 13% en México (Bello; 2002). Ello nos indica que en el área andina se concentra el 55% de la población, de la cual el 90% vive en sólo tres países: Perú —que tiene la mayor población indígena en términos cuantitativos—, Bolivia y Ecuador. En cambio, en los Andes del norte y del sur, el porcentaje de indígenas es bastante menor (menos del 2% en Venezuela y Colombia, 7% en Chile y 1% en Argentina) (Pajuelo; 2006).

Según diversos estudios, principalmente de organismos internacionales (Bello; 2002, Pajuelo; 2006, Toledo; 2005),  la mayor parte de esta población viven en condiciones de extrema pobreza, de exclusión y de  desigualdad. Esta situación, sumada a la discriminación racial que sufren estos pueblos, se atribuye a las reformas liberales del siglo XIX, que deterioraron las condiciones de vida y afectaron los lazos sociales de estos pueblos, al generalizar la propiedad privada de sus tierras, la organización de los modos de  producción asalariados y capitalistas, y de insertar la división por clases sociales.

En este sentido, la pérdida progresiva de la superficie de  los territorios que poseían, ocupaban y utilizaban para proveerse sustento, ha significado un quiebre importante en sus economías comunitarias. Estos procesos fueron agravados aún más por la migración campo-ciudad y la escasa inserción laboral de los migrantes en su nuevo lugar de residencia (Psacharopoulos – Patrinos; 1994)

Quienes se incorporan en el mercado laboral, se enfrentan a condiciones laborales difíciles, ante lo cual desarrollan un conjunto de estrategias en las que combinan ocupaciones propias de la ciudad con la venta de productos agrícolas a pequeña escala o el empleo estacional en predios agroindustriales. Los problemas de inserción en el mercado laboral se deben a que la idiosincrasia propia de estos pueblos muchas veces no es compatible con los regímenes occidentales de trabajo asalariado. Adicionalmente, se  caracterizan por contar con una menor escolaridad relativa, lo cual determina condiciones de mayor precariedad e informalidad laboral (Bello; 2002).

Otro aspecto de la cotidianeidad de estos pueblos es la discriminación étnica que es una de las principales causas de la inequidad en el acceso a los servicios de salud, lo que resulta en una situación de desigualdad,  exclusión, extrema pobreza, precariedad sanitaria y deterioro de las condiciones de alimentación y culturales. Por otra parte, la discriminación de la medicina tradicional en favor de la medicina occidental ha hecho descuidar o negar durante décadas la posibilidad de contar con la rica tradición médica que ellos poseen.

Te resulta interesante? lee más sobre este y otros temas similares en la Revista Latinoamericana de Economía Social y Solidaria. Y por favor, déjanos tu comentario aquí. Nos interesa saber qué opinas desde tu cultura y conocimiento, no importa que sea poco o mucho.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: